Roset- registros akashicos- sanación

Siguiendo con el monográfico sobre la vergüenza os voy a comentar el segundo antídoto contra la misma: La compasión.

Entendiendo la compasión como “tratar a los demás o a nosotros mismos tal y como nos gusta ser tratados”, la compasión se convierte en una muy buena herramienta para trabajar la vergüenza. Para llegar a la compasión necesitamos primero experimentar la comprensión, el perdón para finalmente acceder a ella.

Muchas veces en las las lecturas de registros akáshicos, aparece en varios bloqueos la vergüenza, y es un aspecto que aparece con mucha fuerza y la persona siente que “quiere desaparecer”. Una de las mejores maneras de trabajar la vergüenza es a través de una serie de planteamientos para quitarle fuerza.  Los cuestionamientos que solemos hacer pasa por formular preguntas en la línea de:

  • Quién soy?
  • Quién lo dice?
  • Quién se beneficia de esas etiquetas (estereotipos)?
  • Si esas etiquetas no me benefician, Qué necesito cambiar y cómo?

Si observáis estas preguntas, la segunda, desde mi punto de vista es crucial: Quién lo dice……. ? Quién dice que “debo de hacerlo todo bien”? Quién dice “que debo estar siempre con una sonrisa aunque no me apetezca? Quién dice que “ante una crítica hacia mi debo de callar”?

Cuando despejamos el quién, sucede en muchos casos algo mágico, parte de esa fuerza de la vergüenza se empieza a disipar, pues nos damos cuenta de que le hemos dado mucho poder a alguién que no somos nosotras mismas.

Después de comprender de donde viene esa vergüenza y analizarla,  ha llegado el momento de retomar nuestro poder siendo amables y amorosas con nosotras mismas y para ello perdonarnos es la antesala de la compasión. Una vez nos hemos perdonado por haber permitido que alguién o algo nos haya estado esclavizando todo este tiempo, llega el turno a la compasión donde una actitud compasiva hacia nosotras mismas se convierte en la mejor “tirita” para cerrar la herida. Como podéis observar lo que estamos haciendo este punto es autoempoderarnos y recoger el poder que habíamos otorgado a otros.

 

Para finalizar os dejo con esta charla de Brené Brown, el referente que he estado siguiendo practicamente en estos artículos de la vergüenza, donde ella desgrana en mayor detalle estas cuestiones que he estado compartiendo con todos vosotros.

Escuchando la vergüenza -Brené Brown

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies